piebaner

Preámbulos de debate en Bolivia, Marihuana Terapeutica

Conmovido y preocupado que en Bolivia los dramas familiares a consecuencia de patologías crónicas que no se resuelven por la vía farmacológica considerada “legal”, son cada vez más frecuentes y las necesidades de esta población se ve relegada por conductas incomprensibles tanto de la sociedad civil como de autoridades, que limitan de cierta manera, colocar en el tapete un tema de tan marcada importancia, “La Marihuana Terapéutica”.

Conociendo que en la región y especialmente Uruguay y México se están dando pasos importantes sobre la terapia con sustratos de la marihuana.

Convencidos por experiencias científicas, que terapias menos convencionales, como el uso de aceites y dosificaciones de marihuana han dado resultados positivamente alentadores, para pacientes, especialmente menores y terminales, que han logrado.

Alarmados que la legislación y política boliviana sataniza y limita a pacientes desesperados a tomarlas, por temor a entrar en la esfera del delito y ser plausibles a penas de tráfico de estupefacientes, sujetas a la Ley antidroga boliviana, ley 1008.

Es que: Al constituirme en activista clínico por mi calidad de médico, es que impulso desde cualquier escenario un cambio de actitud , llamando la sensibilidad de autoridades y población general, a permitir espacios de debate y discusión continua sobre las múltiples aplicaciones terapéuticas que infiere la marihuana en la salud.

No debemos quedarnos marginados cuando una posibilidad de dar bienestar, tratamiento y recuperar el buen vivir de muchas familias, cuyos entornos están marcados por el sufrimiento.

Reflexionado; Una característica fundamental del ser humano, sea autoridad o no es que la Razón debe ser el instrumento básico en la búsqueda de mejores situaciones, dejando de lado dogmatismos, creencias y criterios de autoridad.

Por ello la siguiente frase de Galileo Galilei compendia perfectamente este espíritu.

Esta cita dice así: “No me parece que sea necesario creer que el mismo Dios que nos ha dado nuestros sentidos, nuestra razón e inteligencia, haya deseado que abandonáramos su uso, dándonos por otros medios la información que podríamos obtener a través de ellas”.

En el camino personal que toda autoridad realiza en búsqueda de optimizar sus funciones de servicio a la comunidad, se encuentra siempre con los inexorables enemigos, como son el dogmatismo con sus acompañantes, el fundamentalismo y la intolerancia, la insolidaridad manifestada actualmente por una competitividad desenfrenada y a una globalización económica con concentración de beneficios en unos pocos y el individualismo en base a la desigualdad de los seres humanos con aparición de xenofobia y racismo, incluyendo esta mirada despectiva a las personas que salen fuera de los contextos “morales”.

Sobre los usos y beneficios de la Marihuana, los resultados documentados son muchos, pero sus limitaciones por legislaciones prohibicionistas, han marcado vidas de restricciones desde el campo de la salud.

Iniciativas ejemplarizadoras de amigos de México como Sara Snapp y Aram Barra, o de amigos del Uruguay, que buscan llegar a consolidar un sistema de prevención, provisión y aplicación terapéutica a niños con problemas crónicos de convulsiones, epilepsia, crisis de ausencia en niños o Petit Mal, Síndrome de Dravet, y adicionalmente otras alteraciones patológicas terminales, cuya única opción de vida digna, es la terapia farmacológica con medicamentos derivados de la marihuana.

Este es un llamado a autoridades que con todas las atribuciones que les compete, verifiquen, regulen controles y apoyen iniciativas que indefectiblemente llegaran a la población, que están siendo tratadas ya en el contexto mundial.

Animo a que colaboren en terapias de esta naturaleza, que han demostrado ser prometedores en casos donde los medicamentos tradicionales han quedado ineficaces.

Es bueno que la opinión pública y el sistema médico nacional reconozcan estas patologías y las limitaciones en muchos casos de los medicamentos actualmente utilizados.

Fruto de la legislación vigente y de murallas conciénciales adquiridas es que todavía no logramos abrirnos a situaciones donde el amplio criterio y el conocimiento permiten esperanza para solucionar problemas en nuestras familias.

El senador Francisco Salvador López Brito presentó ante el Pleno del Senado una iniciativa que reforma diversas disposiciones de la Ley General de Salud en materia de uso médico y terapéutico de los derivados farmacológicos de la Cannabis Sativa o Indica y del psicotrópico THC (Tetrahidrocannabinol).

Consideró que si bien es necesario esperar el informe de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su sesión especial sobre el tema de las drogas (UNGASS 2016), que tendrá lugar el próximo 19 de abril en Nueva York, Estados Unidos; es indispensable iniciar la discusión del tema.

Dijo que al margen de las Audiencias Públicas para las Alternativas de la regulación de la Mariguana, “lo verdaderamente apremiante en el país, es dar prioridad al uso médico y terapéutico de los derivados farmacológicos de la cannabis y del psicotrópico THC y sus derivados que pueden acarrear beneficios a miles de pacientes con diversos padecimientos y que viven ajenos a esta oportunidad, en razón de que la posesión de la mariguana se encuentra criminalizada por razones de prejuicio sustentados en creencias y por la falta de conocimientos de sus propiedades medicinales”.

Hay historias que hacen Historia. Y no me refiero a las de líderes populares, gobernantes emblemáticos o generales victoriosos, pues eso sería tautología. Hablo de personas cuyas batallas de vida abren camino y dejan legado, que significan pioneros desafiantes a sistemas coercitivos en muchos casos irracionales ante la evidencia.

https://www.youtube.com/watch?v=JTlvr5VcEys

http://www.porgrace.org.mx/

La tolerancia, el conocimiento y el sentido común, deben ser los comunes denominadores de nuestras autoridades, para que deriven en debates y políticas públicas, que beneficien a nuestras comunidades.

Bolivia, con su complicada percepción de lo bueno de la hoja de coca y lo malo de la marihuana, debe entrar definitivamente en actos de reflexión desde la misma óptica, el prohibicionismo con la hoja de coca trajo repercusiones indeseables a los cultivadores, privación y conculcación desde el estado de derechos amparados en la Constitución Política de nuestro país plurinacional, incluyendo la vida y libertad, lo mismo ocurre con la prohibición de la marihuana, son grandes las repercusiones negativas de derechos especialmente de la libertad.

Libertar restringida que independientemente del motivo y especialmente por brindar salud lleva a descender a las más profundas iniquidades, de quebrantar la dignidad y el alma, solo comparables a la Divina Comedia de Dante.

Autoridades Bolivianas reflexionemos.

Fuente: www.piebolivia.org.bo

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses
boletin